¿Qué es y cómo aplicar una buena gestión del talento?

Una buena gestión del talento es (o debería ser) una prioridad en las agendas de las organizaciones. Esto tiene fácil explicación: atraer, capacitar y retener al talento garantiza una mayor productividad en cualquier compañía, colocándola en altos niveles de competitividad. Pero ¿qué es exactamente la gestión del talento y por qué es tan importante? En este artículo, veremos cuáles son las ventajas de las empresas que aplican la gestión del talento y cuáles son los errores más comunes a la hora de implementarlo.

¿Qué es la gestión del talento?

La gestión del talento es un proceso que abarca la captación de nuevos talentos para la empresa, la inversión en su capacitación y su retención al interior de la organización. En otras palabras, es un concepto que hace referencia al cuidado integral de los empleados, con el objetivo de que aporten valor para la empresa, impulsando su éxito y mejorando su desarrollo.

La gestión del talento es un proceso del cual se encargan los departamentos de Recursos Humanos. Sin embargo, es importante que este concepto sea comprendido transversalmente por todas las áreas de una empresa. Una cosmovisión empresarial basada en la gestión del talento será clave para poner el acento en aspectos como el compromiso y la motivación de los empleados.

5 estrategias importantes en la gestión del talento

Probablemente te estés preguntando cuáles son las mejores estrategias para llevar adelante un proceso de gestión del talento. Lo cierto es que la gestión del talento incluye varias estrategias: desde un onboarding adecuado hasta una entrevista de salida que haga sentir valorado al empleado que se marcha. A continuación, se detallan algunas de las estrategias de la gestión del talento.

Captación

La captación es el primer paso en la gestión del talento, y consiste en el reclutamiento de las personas ideales para las necesidades y la filosofía de la organización. El reclutamiento incluye un análisis previo de la plantilla de toda la empresa, con el objetivo de identificar cuáles son los puntos fuertes y los puntos débiles del actual organigrama, y en qué departamentos o áreas es necesario añadir colaboradores.

Luego, se debe realizar una búsqueda de perfiles en diversos portales de búsqueda de empleo. Finalmente, tendrá lugar una serie de entrevistas laborales en la que los miembros del equipo de RR. HH. evaluarán los perfiles mejor capacitados para la organización.

Dar una función adecuada al talento

Una vez que los nuevos talentos se hayan sumado a la organización, es importante otorgarles tareas en las que puedan desarrollar todo su potencial. Esto tiene dos puntos positivos: por un lado, la empresa alcanza un desarrollo productivo óptimo al ubicar a sus talentos en los sitios correctos y, por el otro, los empleados se sienten cómodos en un lugar en el que pueden poner en práctica todas sus habilidades. Esto contribuye a una mayor motivación y bienestar en el entorno laboral.

Establecer objetivos y metas

Establecer objetivos y metas es sustancial para una correcta gestión del talento. Esto incluye organizar meticulosamente los objetivos empresariales y, en función de ello, ubicar a los talentos mejor capacitados para cada una de las tareas.

Adaptar la organización al talento

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta el mundo empresarial es adaptar sus propias lógicas a las posibilidades, necesidades y habilidades de los talentos. Sin embargo, este cambio es importante y necesario; frecuentemente, la falta de flexibilidad por parte de los directivos, o los sistemas de producción con demasiada rigidez, impiden que los talentos puedan desplegar toda su creatividad o traer nuevas ideas a la empresa.

Contar con un ambiente laboral favorable 

Cuidar a los talentos implica no solo cubrir sus necesidades laborales básicas, que incluyen un ambiente cómodo y seguro, sino también marcar un diferencial con otras organizaciones que podrían querer captar a esos mismos talentos. Un entorno laboral favorable incluye, por ejemplo, el fomento de un plan de carrera profesional para los trabajadores, además del ofrecimiento de cursos y capacitaciones.

Beneficios de una gestión del talento adecuada

Ya hemos visto algunas de las estrategias más importantes en la gestión del talento. Pero ¿qué impacto tienen estas estrategias a nivel empresarial? ¿Cuáles son las ventajas que una compañía puede tener al incorporar un plan de gestión del talento en su departamento de RR. HH.?

Retención

Sin dudas, uno de los mayores beneficios que reportará a una empresa la correcta gestión del talento es la retención. Para ello, es necesario crear una cultura empresarial que logre que la gente quiera permanecer en ella. Esto se alcanza cuando un empleado se siente recompensado tanto emocional como intelectual y financieramente. Los talentos que se retienen son indispensables para contar con una plantilla de profesionales bien capacitados.

Fidelización

Los trabajadores más fieles son aquellos que darán una buena impresión de la compañía allá donde vayan; incluso si en algún momento se desvinculan de la empresa. Por ello, lograr una fidelización entre los empleados y la empresa es uno de los objetivos del proceso de la gestión del talento.

Aumento de la productividad

No hay dudas de que se trata de una de las ventajas principales de la retención del talento, y es, precisamente, una de las razones por las que cada vez más compañías adoptan esta filosofía de empresa. En efecto, empleados capacitados, en constante formación y en un entorno de trabajo favorable lograrán una mayor productividad en la empresa.

Agiliza El Desempeño De Tus Empleados

Performance Reviews

Define ciclos de desempeño, marca objetivos, da feedback efectivos y evalúa justamente el rendimiento. Estructura cómo hacer crecer y retener al personal con una potente gestión del desempeño.

Errores frecuentes en la gestión del talento

Es común que a veces aparezcan ciertos errores en el abordaje de la gestión del talento. A continuación, podrás ver una lista de los errores más comunes en la gestión del talento, para que puedas identificarlos antes de cometerlos.

  • Procesos de contratación demasiado largos. El proceso de onboarding abarca desde el momento en que el área de RR. HH. decide avanzar con la contratación de un talento hasta el primer día de trabajo de ese talento. Este proceso no puede ser excesivamente largo, pues generará impaciencia en el nuevo empleado y, además, la empresa se arriesgará a que otra compañía quiera captar a ese talento.
  • Apresurarse. Si bien los procesos de contratación no tienen que ser excesivamente largos, eso tampoco quiere decir que deban tomarse decisiones a las apuradas. Incorporar al equipo de trabajo personal incorrecto (ya sea porque sus capacidades no se condicen con las necesarias para el puesto, porque no termina de demostrar responsabilidad, buena educación o cualquier otro aspecto importante para la filosofía de la empresa) puede hacer que el flujo de trabajo se estanque, lo cual se traduce en pérdidas para la empresa, además de que implica reorganizar el organigrama de la compañía.
  • Falta de comunicación. Es necesario aplicar una comunicación constante y fluida con los talentos de una empresa. Esto implica ser transparentes con ellos y, además, escuchar lo que ellos tienen para decir.
  • Suponer que el talento no abandonará la empresa. Es importante que los empleados de la compañía se sientan desafiados; que se les brinde un espacio en el que puedan desarrollar su creatividad y que, además, se los recompense de la forma adecuada. De lo contrario, los talentos podrían marcharse ante una nueva oferta de trabajo con mejores expectativas.

Preguntas frecuentes

¿Cómo es el proceso de gestión de talento humano?

El proceso de gestión del talento humano debe ser abordado integralmente como una filosofía de la empresa. Esto quiere decir que deben comprenderse a los empleados como talentos: componentes valiosos para la organización.

¿Cuáles son los tipos de procesos que hay?

En líneas generales, existen tres fases del proceso de gestión del talento en una empresa: la captación, que comienza en el momento de buscar un talento y culmina cuando este se incorpora a la plantilla; la capacitación, que implica brindarle facilidades para su formación profesional; y la retención, que garantiza su permanencia.

Demos la bienvenida a ‘Desempeño y Desarrollo’

https://www.personio.es/blog/personio-desempeno-y-desarrollo/