Software de incorporación de empleados

Rendir desde el minuto uno

Cuando se incorpora un empleado nuevo, hay dos cuestiones que son clave: que se sienta bienvenido y que no tarde en ser productivo. Para lograr estos objetivos, deben cuidarse una serie de aspectos, que van desde el puesto de trabajo hasta la coordinación con los compañeros del equipo. Mediante un proceso estructurado, es posible minimizar el esfuerzo e involucrar a los nuevos empleados desde el primer día.

Sentirse bien recibido

Asegúrese de causar una buena primera impresión con un recibimiento amable de los nuevos empleados y un puesto de trabajo completamente equipado.

Con visión de conjunto

Recuerde de forma automática a directores y departamentos las tareas pendientes en el marco de la incorporación de los nuevos empleados, y asegure así una iniciación fluida.

Coordinación simplificada

Un sueño para cualquier nuevo empleado
Tenga por seguro que el nuevo compañero le agradecerá el hecho de sentirse a gusto nada más llegar. El equipamiento está ahí, la tecnología funciona y en el calendario tiene programado un almuerzo con los compañeros. ¿Cómo es posible? Pues porque hay un proceso detrás.

Un sueño para sus compañeros
La incorporación de empleados conlleva asignar muchas tareas a distintos compañeros. ¿Qué hay del esfuerzo de coordinación? Se vuelve manejable gracias a que las tareas de cada responsable pueden consultarse de forma centralizada. Si alguien corre el riesgo de olvidarse de algo, el sistema le avisa automáticamente con suficiente antelación.

Jefe de personal y empleado de trabajo en el portátil

Bueno para el negocio

Rápido rendimiento
El nuevo empleado está finalmente a bordo. Pero el trabajo no ha terminado, pues ahora se trata de que la persona no tarde en empezar a rendir. En el proceso de incorporación, el empleado entra en contacto con aquello que va a necesitar —herramientas, procesos, compañeros clave— y se pone manos a la obra.

Descongestión para el departamento de RR. HH.
Imagine que se incorpora un gran número de empleados a la vez. Y que todos se dirigen al departamento de recursos humanos. Esto es algo que no sucederá con nuestro proceso de incorporación: si los empleados introducen sus datos maestros o cargan documentos por sí solos, el personal de recursos humanos gana tiempo para tareas realmente productivas.

Nuevos empleados, menor riesgo

¿Y si el nuevo no se queda?
Uno de cada cinco empleados cesa la relación laboral durante el período de prueba. El coste son los recursos invertidos en el reclutamiento, el período de prueba y los recursos para el nuevo reclutamiento. Sin contar con los daños de imagen, pues el empleado podría hablar mal de la empresa. Evite todo esto con un buen proceso de incorporación de empleados.

Respuestas en lugar de preguntas
Cuando uno es nuevo, tiene muchas preguntas, pero no se atreve a formularlas. Esto puede provocar deficiencias. Algo que no ocurre si todo está documentado y cualquiera puede hacer consultas en cualquier momento.

Onboarding-en-curso

Deje que las plantillas hagan el trabajo

Adapte el proceso de incorporación de empleados a cada departamento y cargo. Para ello, defina las tareas para cada cargo y cree plantillas una única vez. Podrá reutilizar estas plantillas en cualquier momento y, de este modo, asignar tareas a sus compañeros de forma automática.

Un arranque perfecto gracias al correo electrónico automatizado

Un saludo oficial ayuda a que el nuevo empleado se sienta valorado. Envíe un mensaje de correo electrónico automático a toda la plantilla invitándole a dar la bienvenida a su nuevo empleado.

Offboarding Captura de pantalla EN

Cause una buena impresión también en los empleados salientes

Planificar entrevistas de salida, bloquear los accesos al sistema y asegurarse de que se devuelven el portátil y la llave: también hay unas cuantas cosas que hacer cuando un empleado deja la empresa. Un proceso de salida de empleados estructurado y definido por usted mismo le ayudará a dar una imagen profesional y prevenir valoraciones negativas.

La incorporación estructurada de empleados da sus frutos

Especialmente durante el período de prueba, existe el riesgo de perder a un empleado recién contratado: si ni sus compañeros ni sus superiores le dedican tiempo, su ordenador no funciona o no se lo invita a las reuniones, pierde pronto la motivación por la que destacó en la entrevista de trabajo.

Unas estructuras profesionales y una integración óptima en el equipo reducen de forma sostenible el riesgo de ceses durante el período de prueba. Algo que sale rentable a largo plazo. Y es que, normalmente, cuando un empleado cesa la relación laboral, usted tiene que buscar a uno nuevo. La búsqueda cuesta tiempo y dinero, por no hablar del trabajo que queda pendiente hasta que se encuentra un candidato adecuado. Los puestos vacantes suponen, además, una carga extra para su personal.

Los nuevos empleados aportan puntos de vista imparciales a los procesos de la empresa y pueden contribuir en gran medida a la mejora de los flujos de trabajo. Personio, nuestra completa herramienta con software de incorporación de empleados integrado, ayuda a aprovechar estos nuevos impulsos y convertirlos en productividad.