¿Qué es la reducción de la jornada laboral y cómo solicitarla?

discussing deductions from wages in the UK

Combinar las obligaciones laborales con otras actividades no es tarea sencilla. A veces, los empleados se ven obligados a solicitar una reducción de la jornada laboral para atender otras responsabilidades, como el cuidado de niños o de familiares enfermos. Sin embargo, esta no es la única razón por la que alguien podría pedir la reducción de la jornada laboral; de hecho, son cada vez más las organizaciones a lo largo del mundo que instalan esta política empresarial con el objetivo de mejorar la calidad de vida de sus empleados.

¿Qué implica la reducción de la jornada laboral? ¿El sueldo se mantiene o se reduce proporcionalmente según las horas que se suprimen? ¿Es posible solicitar la reducción de la jornada laboral si no tienes a nadie a cargo? En este artículo, veremos todos los aspectos clave sobre la reducción de la jornada laboral.

¿Qué es la reducción de la jornada laboral?

La reducción de la jornada laboral, como su nombre lo indica, consiste en la disminución de la cantidad de horas trabajadas en un día. Lo más normal es que alguien la solicite cuando debe hacerse cargo de familiares, ya sean niños o adultos que no pueden valerse por sí mismos por diferentes circunstancias. Sin embargo, como ya hemos establecido, no es el único motivo por el que alguien puede solicitarla.

En España, la jornada reducida es un derecho contemplado en el artículo 37.5 del Estatuto de los Trabajadores, y alcanza tanto al empleado como al empleador; es decir, cualquiera de las dos partes tiene derecho a solicitarla. Según este Estatuto, la reducción de jornada es “la disminución temporal de entre un 10% y un 70% de la jornada de trabajo computada sobre la base de una jornada diaria, semanal, mensual o anual”.

Ventajas de la reducción de la jornada laboral

Reducir la cantidad de horas trabajadas al día ha sido un tema de debate histórico. Actualmente, la jornada laboral más habitual a nivel internacional, y la aceptada por la mayoría de los organismos públicos, es la fijada en ocho horas diarias, cinco días a la semana, lo que da un total de cuarenta horas semanales. Esta extensión fue establecida en el Tratado de Versalles, hace más de un siglo, y reemplazó la semana laboral de catorce horas diarias, siete días a la semana.

Al pasar de catorce a ocho horas diarias, las mejoras en la productividad de las empresas, pero, fundamentalmente, en la calidad de vida de los empleados, fueron instantáneas. Por ello, el debate continuó durante todo el siglo XX y lo que llevamos de siglo XXI y, al día de hoy, son muchas las empresas que ven la utilidad de plantear una baja de horas.

Algunas de las ventajas de reducir la jornada laboral son las siguientes:

  • Se incrementa la productividad. Casos como el de Microsoft en Japón dan cuenta de que reducir la jornada laboral aumenta las ventas exponencialmente.
  • Se optimiza el tiempo. ¿Conoces la frase “esta reunión pudo haber sido un e-mail”? La reducción de la jornada laboral elimina actividades improductivas, como pausas o reuniones innecesarias.
  • Se registran menos bajas por enfermedad. Al trabajar menos, la gente se enferma menos: así lo señalan numerosos informes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
  • Se disminuye la contaminación. Al permanecer menos tiempo en los espacios de trabajo, se utilizan menos plásticos de un solo uso y utensilios descartables, que son muy contaminantes. De hecho, según un estudio de Platform London y la campaña 4 Day Week, de darse un paso de cinco a cuatro días laborales en Reino Unido, se reducirían las emisiones en 127 millones de toneladas.
  • Se liberan puestos de trabajo. La reducción de la jornada laboral incide directamente en el mercado, porque permite el ingreso de más personas para cubrir puestos en distintas franjas horarias.
  • Permite mejorar el equilibrio entre la vida personal y la vida profesional. Los empleados que trabajan menos horas tienen más tiempo para relacionarse con sus amigos y familiares, y para desarrollar actividades deportivas y académicas.
  • Se reduce el absentismo. En ocasiones, la falta de tiempo y las obligaciones por fuera del ámbito laboral obligan a los empleados a ausentarse de sus trabajos. Sin embargo, si disponen de más tiempo libre, ya no necesitan faltar al trabajo para resolver esos problemas.
  • Se retiene al talento. Los empleados aumentan su sentimiento de pertenencia hacia una empresa que hace valer sus derechos y que tiene en cuenta su tiempo libre.

Gestiona Ausencias Fácilmente

Tareas y recordatorios portátil Lista de control de incorporación

Permite a empleados solicitar ausencias con rapidez y facilidad, notificando automáticamente a sus responsables, que tendrán la ausencia en su calendario tras aprobarla. Da a RR.HH. un conocimiento total de ausencias.

Tipos de jornadas laborales reducidas

Si bien las leyes cambian según el país, la mayoría de los Estados de occidente contemplan la reducción de la jornada laboral por determinadas causas, sobre todo aquellas relacionadas con la maternidad, la paternidad y el cuidado de familiares enfermos. En España, como ya hemos mencionado, es posible solicitar la reducción de la jornada laboral por estos y otros motivos. Cabe destacar que este tipo de reducción de la jornada laboral lleva aparejada una reducción proporcional del salario.

Veamos cuáles son los tipos de jornadas laborales reducidas en España.

Maternidad y paternidad

En España existe la baja por maternidad: un período de hasta dieciséis semanas en el que se descansa de las actividades laborales remuneradas y que se origina por el nacimiento de un bebé. Pero, además, la ley contempla que es posible pedir una reducción de la jornada laboral para cuidar a un niño o niña menor de doce años.

Lactancia de hijo menor de nueve meses

Además (aunque no se trata de una reducción de la jornada laboral propiamente dicha), las madres también gozan de un permiso de lactancia, que les permite ausentarse de sus trabajos hasta una hora por día sin que se les descuente del salario. Este permiso puede durar hasta que el niño cumpla los nueve meses de edad, tanto si la lactancia es materna como si es artificial.

Cuidado de familiar enfermo

Los empleados tienen derecho a la reducción de la jornada para cuidar de un familiar directo, de hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que no pueda valerse por sí mismo.

Estudios

Lamentablemente, no existe la posibilidad de solicitar formalmente la reducción de la jornada laboral por estudios. Sin embargo, sí es posible hacer valer ciertos derechos, como los días libres para rendir exámenes. Se trata de un permiso laboral contemplado en el derecho de varios países, entre los que se encuentran España, Argentina y Chile.

Hospitalización

Los trabajadores pueden solicitar este permiso para ofrecer cuidado durante la hospitalización y el tratamiento continuo del menor a su cargo. En estos casos, la reducción que se prevé es de, al menos, la mitad de la jornada.

Sin motivo

No es estrictamente necesario que, para solicitar la reducción de la jornada, el empleado esté a cargo de un menor de edad o de una persona enferma. Según el Estatuto de los Trabajadores, los empleados por cuenta ajena la pueden solicitar poniéndose en contacto con el departamento de recursos humanos de la empresa.

El área de recursos humanos probablemente realice un visionado de las planillas en las que gestionan el registro de las horas de trabajo y, según las necesidades empresariales y las posibilidades del empleado, podrá brindar o no el derecho a la reducción de la jornada sin motivo justificado.

Cómo solicitar la jornada reducida

Para solicitar la jornada reducida, es necesario enviar un escrito al empleador con una antelación de quince días. En el escrito, debe constar la fecha en la que dará comienzo y la fecha en la que culminará la reducción de la jornada según las necesidades del trabajador. Si la empresa se niega, el empleado tiene derecho a iniciar una demanda judicial.

Una vez que la empresa comunique los cambios a la Seguridad Social —lo cual garantiza que las prestaciones para la jubilación se mantengan—, el empleado ya puede comenzar a gozar de su derecho a la reducción de la jornada.

En resumen, el procedimiento para solicitar la reducción de la jornada es el siguiente:

  • El empleado o la empleada presenta un escrito a su empresa con quince días de antelación, con la justificación pertinente.
  • La empresa eleva la petición a la Seguridad Social.
  • La empresa hace efectiva la reducción de la jornada laboral haciendo valer todos los derechos acordados previamente.
  • Cuando el empleado o empleada desee volver a trabajar durante una jornada de ocho horas, debe presentar un escrito con quince días de antelación a su empleador.

Plazos de la jornada reducida

Aquella persona que desee reducir la jornada debe hacer la solicitud con, al menos, quince días de antelación. Cuando el empleado quiera volver a incorporarse a la jornada completa, también debe avisar quince antes. En ambos casos, la solicitud se hace por escrito.

Horarios de la jornada reducida

En cuanto a los horarios de la jornada reducida, eso va a depender de las necesidades de cada organización, y de las necesidades y las posibilidades de los empleados. Si se trata de una petición de reducción de jornada por cuidado de familiar, es posible que el interesado solicite una reducción de hasta el 50%.

Por otro lado, existen muchos proyectos muy diversos que plantean la reducción de la jornada laboral; el más clásico es aquel que sugiere una reducción de cuarenta a treinta o treinta y dos horas semanales.

Esta reducción puede hacerse de dos formas diferentes: seis horas por día, cinco días a la semana, u ocho horas por día, cuatro días a la semana. Países como Bélgica o Islandia han sido pioneros en este experimento. En Nueva Zelanda, empresas como Unilever o Perpetual Guardian ya lo están aplicando.

Otro modelo interesante de reducción de la jornada laboral es el que plantea el proyecto Eureka en Latinoamérica, que busca reducir la cantidad de horas semanales de trabajo a treinta, pero distribuyendo diez horas por día de lunes a sábados y dejando libre una semana por cada dos de trabajo.

Salario del empleado con jornada reducida

A la hora de solicitar la reducción de la jornada laboral, el salario se reducirá en proporción con las horas dadas de baja. Por ley, la jornada laboral solo se puede reducir entre un octavo (esto es, un 12%) y la mitad (el 50%); el salario sigue la misma lógica. Esto quiere decir que, si alguien gana mil euros por una jornada laboral completa, pasará a ganar quinientos euros por una jornada de cuatro horas, lo cual representa el 50%.

Por supuesto, existen casos que no implican una reducción del salario, como la hospitalización de un hijo prematuro; sin embargo, estas circunstancias excepcionales no son consideradas jornadas reducidas.

Duración de la jornada laboral

En el supuesto de solicitar una reducción de la jornada por cuidado de hijos, la duración máxima del permiso es hasta que el menor cumpla los doce años. Sin embargo, no existen restricciones de tiempo en cuanto a la duración máxima del permiso en otros supuestos.

Cómo afecta la reducción de la jornada laboral a la empresa

En el mundo, existen diversos ejemplos de cómo la reducción de la jornada laboral ha reportado beneficios tanto para empleados como para empleadores. Hemos mencionado algunas compañías (como Unilever, Microsoft o Perpetual Guardian) que ya han establecido jornadas de seis horas o de cuatro días como políticas empresariales, pero existen muchos otros casos reconocidos.

Uno de ellos tiene lugar en Suecia, donde se puso en marcha un experimento de seis horas de trabajo diario. El lugar elegido fue una residencia de ancianos, y los ochenta y seis empleados del lugar demostraron una mejor predisposición para trabajar, lo cual repercutió positivamente en la atención a los ancianos. En la misma ciudad, Toyota lleva más de una década con una jornada laboral de seis horas diarias.

Una particularidad de estos casos es que la reducción de la jornada laboral no está acompañada de una reducción del salario, lo que hizo que los experimentos dividieran las aguas: mientras que algunos consideraban insolvente que la fuerza laboral de un pueblo entero cobrase por ocho horas cuando trabajaba seis, otros aseguraban que este tipo de proyectos solo podían ser viables en el largo plazo.

Sea como sea, es innegable que la reducción de la jornada laboral es un debate actual que despierta opiniones de todo tipo en foros de trabajo, parlamentos de gobierno y organismos internacionales.

Preguntas frecuentes

Después de esta guía completa sobre la reducción de la jornada laboral, te acercamos las respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre este tema que quizá resuelvan tus dudas.

¿Cómo funciona la reducción de jornada laboral?

La reducción de jornada laboral es la disminución de las horas de trabajo por diferentes circunstancias, que van desde la maternidad o paternidad hasta el cuidado de familiares enfermos. Sin embargo, algunos países u organizaciones han establecido jornadas que reducen las horas de trabajo de ocho a seis horas diarias, o de cinco a cuatro días semanales.

¿Cuáles son las ventajas de reducir la jornada laboral?

Existen muchos beneficios en reducir la jornada laboral. La mayoría de ellos están ligados a un mayor bienestar del empleado, que disfruta de la posibilidad de combinar mejor la vida laboral y la personal. Pero, además, muchas organizaciones han visto mejoras significativas en cuanto a la productividad.

¿Quién tiene derecho a reducción de jornada?

Las personas que pueden solicitar una reducción de jornada laboral son aquellas que tengan, bajo su cuidado, un menor de edad o una persona que no pueda valerse por sí misma.

¿Puedo pedir una reducción de jornada aunque no tenga menores a cargo?

Es posible solicitar la reducción de la jornada laboral sin tener menores o personas enfermas a cargo. Para ello, se debe realizar la petición correspondiente al área de recursos humanos de la organización.

¿Cómo se calcula el porcentaje de reducción de jornada?

La reducción de jornada no puede superar el 50% de la jornada laboral normal. El sueldo se descuenta de manera proporcional. El recorte salarial se aplica tanto al sueldo base como a los complementos.