Acoso laboral: qué es y cómo gestionarlo desde RR.HH.

El acoso laboral, también conocido como mobbing, es un fenómeno cada vez más frecuente en todo tipo empresas. Se trata de una situación complicada que puede ser imperceptible en sus comienzos. Así pues, una simple broma subida de tono puede ser el inicio de una escalada que, transcurrido un tiempo, desencadene en una situación más grave con fuertes consecuencias legales. Por esta razón, el fomento del respeto dentro del entorno laboral y de un ambiente de trabajo positivo es imprescindible para evitarlo.

Descarga: Checklist para la motivación de los empleados

Definición del acoso laboral

Existen múltiples definiciones de lo que es el acoso laboral. De acuerdo con el Convenio sobre la violencia y el acoso núm. 190 de 2019 de la Organización Internacional del Trabajo, “la expresión «violencia y acoso» en el mundo del trabajo designa un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables, o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género.”.

Por otra parte, por lo que a la legislación española se refiere, el artículo 173.1 del Código Penal contempla que “el que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

Con la misma pena serán castigados los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima.”.

Los efectos del mobbing en el trabajo pueden ir desde una disminución de la autoestima por parte de la víctima, a cuadros agudos de estrés y depresión, mermando, pues, tanto la salud física como mental de la persona que lo padece.

Cómo identificar un caso de acoso en el trabajo

Conflicto laboral vs acoso

A veces es complicado identificar un caso de mobbing laboral, ya que en ocasiones la propia víctima puede atravesar una primera fase negación en la que le cueste reconocer lo que le está pasando y tienda a pensar que está en medio de un simple conflicto laboral.

¿Cómo se puede diferenciar con claridad un conflicto de trabajo de una situación de acoso laboral? Por norma general, un conflicto laboral es una situación ligada a la rutina de cualquier actividad empresarial; se puede definir como una disputa pequeña o puntual. Normalmente, se produce por diferencias de opinión, percepción o problemas de relación entre los miembros de un equipo. Suele surgir entre compañeros de trabajo, entre la dirección y un trabajador o entre la propia dirección de la empresa. En cualquier tipo de relación entre personas es inevitable que surja un desacuerdo o diferencia. Si se soluciona de forma favorable resultará beneficioso para la actividad de la empresa u entorno laboral, ya que servirá para mejorar la dinámica de funcionamiento y la productividad.

En cambio, el acoso laboral va un paso más allá, ya que suele tener como meta la merma, humillación o el ataque a la dignidad de una persona, y, por tanto, supone la pérdida total del respeto en la relación laboral. Suele implicar una estrategia por parte del acosador contra la víctima que se prolonga durante el tiempo. Muchas veces el objetivo final es conseguir que la persona abandone la empresa.

Ejemplos de acoso laboral más habituales

Son múltiples las situaciones que se pueden dar. Algunas de las más habituales son, por ejemplo:

  • La crítica negativa no constructiva sistemática del trabajo realizado, a veces en privado, pero muchas veces en presencia de otros compañeros.
  • La desinformación deliberada, no pasando información necesaria para la realización del trabajo, excluyendo a la víctima de las reuniones o cerrándole las vías de comunicación con otros compañeros, departamentos o clientes.
  • La reasignación de tareas muy por debajo de las funciones, capacidades y responsabilidades de la víctima, a modo de degradación.
  • La sobrecarga sistemática de trabajo unida a un control y una presión persistentes, así como a la crítica por no conseguir realizarlo por completo.
  • Los comentarios burlones y bromas insultantes en público o en privado, relacionados tanto con cuestiones personales como laborales.

Señales de alarma del mobbing

Hay una serie de situaciones, actitudes o acciones que pueden ofrecer pistas para detectar cuándo estamos frente a una situación de bullying laboral. Además de las descritas en el apartado anterior, podemos encontrarnos con la aparición de rumores o bulos sobre la víctima o escuchar amenazas constantes de sanción o despido dirigidas a ella. Pueden ser actos puntuales, aunque normalmente este tipo de situaciones se suelen repetir de manera sistemática por parte de la persona acosadora y se agudizan con el paso del tiempo si ningún miembro de la empresa u organización lo impide.

También se puede sospechar que una persona es víctima de acoso en el trabajo por algunos de los efectos que este le provoca: cambios drásticos en el rendimiento y la motivación, aislamiento respecto al resto de sus compañeros, presencia frecuente de síntomas clásicos de la ansiedad como las migrañas o los trastornos digestivos, o la tendencia al llanto.

Escucha a tus empleados: el feedback continuo

Software para feedback

Con Personio y su función de feedback conoce mejor a tus empleados, despliega todo su potencial y aumenta su motivación.

¿Qué tipos de acoso laboral existen?

Existen diversas tipologías de acoso en el trabajo, definidas en función de la relación entre la persona acosadora y la víctima dentro de la empresa y en función también del método empleado.

Por lo que a la relación se refiere, el más habitual es el bossing o acoso vertical descendente, ejercido por un superior jerárquico con el objetivo, la mayoría de las veces, de que la víctima abandone voluntariamente su trabajo. De esta forma, no tendrá que ser despedido y lo eximirá de pagar cualquier tipo de indemnización por despido improcedente. En el caso contrario nos encontramos el acoso vertical ascendente, que es el que se da cuando los trabajadores acosan, humillan o menosprecian a su jefe o superior.

Cuando este se produce entre compañeros de un mismo rango dentro de la jerarquía de la empresa o con las mismas condiciones, estamos frente a lo que se conoce como acoso horizontal.

Por lo que a método se refiere, el síndrome burnout sucede básicamente cuando un trabajador está “quemado” debido a la sobrecarga de tareas, la escasa remuneración salarial y la falta de motivación. La situación se agrava cada vez más debido a la despreocupación, desinterés o inacción por parte de los superiores. El burnout supone un desgaste emocional y físico muy elevado para el trabajador.

En la otra cara de la moneda se encuentra el término boreout o “síndrome de estar aburrido”. Sucede cuando el trabajador se aburre al estar apartado o eximido de sus tareas y funciones. Al principio, puede parecer que no es nocivo para el propio trabajador, pero esta situación desgasta y le afecta negativamente a medio y largo plazo.

Por último, ya en el extremo, nos encontramos con casos violencia física y verbal tales como la intimidación, el insulto, o cualquier tipo de abuso de índole sexual.

Consecuencias del mobbing laboral

El acoso en el trabajo puede conllevar graves consecuencias para la víctima. No obstante, la empresa también sufrirá pérdidas por la mala conducta de sus empleados. Por este motivo, la prevención del acoso laboral es una tarea fundamental del Departamento de Recursos Humanos. A continuación, te mostramos sus principales consecuencias:

Consecuencias para la víctimaConsecuencias para la empresa
InsomnioPérdida económica debida a una disminución en el rendimiento.
Ausencia por enfermedad de la víctima del acoso laboral.
Problemas circulatoriosCarga de trabajo adicional para los compañeros debido a la baja por enfermedad.
Desorden alimenticioMal humor en los equipos y creciente insatisfacción, debidos, por ejemplo, a las horas extraordinarias.
Dificultad para concentrarseEn caso de despido: costes de contratación y formación de un nuevo miembro del equipo.
Agotamiento físico y mentalDaño en la imagen de la empresa, en caso de que se conozca el incidente.
EstrésPosible pérdida de confianza en la empresa por parte de otros empleados.
Diferentes estados depresivos, incluida depresión severa
Daños en la autoestima y confianza
Pérdidas económicas en caso de enfermedad prolongada

Consecuencias legales del acoso laboral

El acoso laboral tiene consecuencias legales graves, ya que está tipificado como delito. Sin embargo, en algunos casos la víctima no conoce sus derechos. Del mismo modo, comprender el código penal o saber cómo actuar no es una tarea sencilla. Por esta razón, es muy importante que la víctima conozca sus derechos, aunque es lógico que al principio muestre confusión y bloqueo para afrontar la situación.

A día de hoy, es posible recibir una incapacidad temporal, así como una indemnización por acoso laboral, siempre que se demuestre maltrato psicológico o tratos vejatorios ante un tribunal. Asimismo, como ya hemos mencionado, puede implicar penas de cárcel en los casos más graves, de acuerdo con lo establecido en el artículo 173.1 del Código Penal.

Hay que tener presente que demostrar el acoso laboral es bastante complicado, puesto que muchos de los hechos que lo conforman no quedan registrados. Así pues, es muy importante pedir notificación escrita de cuestiones tales como degradaciones, supresión de funciones, etc. Los informes médicos, en casos de cuadros de estrés o depresión también pueden ser de gran ayuda.

Por otra parte, el Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 50, contempla la extinción del contrato por parte del trabajador cuando se den modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo llevadas a cabo sin respetar lo previsto en la normativa en esos casos (por ejemplo, que haya probadas razones económicas, técnicas, organizativas o de producción) y que redunden en el menoscabo de la dignidad del trabajador. Además, el trabajador tendrá derecho a las indemnizaciones correspondientes a un despido improcedente.

¿Cómo puede actuar el Departamento de RR.HH. ante estos casos?

El Departamento de Recursos Humanos debe establecer un protocolo ante el acoso laboral eficiente que garantice el bienestar y la seguridad de sus trabajadores. De hecho, un ambiente laboral favorable repercutirá en el estado de ánimo y la productividad de la empresa. Igualmente, la prevención del acoso laboral es una herramienta muy valiosa que evitará daños en la imagen corporativa o tener que lidiar con posibles consecuencias legales. Algunas de las acciones que desde el departamento de recursos humanos se pueden llevar a cabo, son:

  • Crear protocolos de actuación frente a los casos de acoso, con el fin de atajar el problema cuanto antes de manera eficaz y satisfactoria para la víctima.
  • Escuchar a las víctimas y mostrar empatía y apoyo hacia ellas en una situación tan delicada.
  • Implementar herramientas, como por ejemplo el feedback, para poder hacer seguimiento del ambiente en la empresa o detectar situaciones anómalas.
  • Desarrollar una política de comunicación en la empresa que deje clara su posición respecto al acoso.
  • Organizar talleres de formación y de concienciación sobre la gravedad del acoso laboral para todos los trabajadores.

Exclusión de responsabilidad:

El contenido facilitado a través de nuestro sitio web (incluido el de carácter jurídico) solo pretende proporcionar información general no vinculante y no constituye en modo alguno un asesoramiento legal. La información presentada no sustituye ni pretende sustituir el asesoramiento legal de, por ejemplo, un abogado que aborde tu situación específica. A este respecto, queda excluida cualquier responsabilidad o garantía por la vigencia, la exactitud y la integridad de la información proporcionada.

Buenas prácticas para el manejo del estrés

Más información
Personio Software

Guía de cultura corporativa

Desarrolla una cultura de la confianza