¿Cómo despedir a un trabajador? Guía 2022

Entrevista de finalización

Para saber cómo despedir a un trabajador en 2022 la empresa necesita conocer, en primer lugar, los motivos que puede alegar para llevar a cabo esta acción. A partir de aquí, se abren una serie de procesos legales que debe cumplir. También es importante la gestión personal y la forma de comunicarlo. 

Puntos claves

  • El Estatuto de los Trabajadores regula las diversas vías que una empresa tiene para despedir.

  • Existen diferentes tipos de despido en España. 

  • Cada uno de ellos conlleva indemnizaciones diferentes.

  • Ciertas actitudes del trabajador en su puesto de trabajo permiten su despido por causas objetivas.

  • Cambios en la situación económica u organizativa de la empresa también permiten justificar un despido. 

  • Existen una serie de recomendaciones que el departamento de Recursos Humanos y los directivos deben seguir a la hora de comunicar la noticia. 

¿Qué dice la ley sobre el despido de un empleado?

Para saber cómo despedir a un trabajador de forma legal se debe acudir al Estatuto de los Trabajadores. Esta es la ley que regula el despido de un empleado en España. Aquí se encuentran los diferentes tipos de despido que puede acometer una empresa:

  • por causas objetivas

  • disciplinarios

  • despidos colectivos

Despido por causas objetivas

Se considera despido por causas objetivas si, tras la contratación, el empleado no tiene las capacidades necesarias para el desarrollo de las funciones para las que fue contratado. 

También se considera despido objetivo cuando se dan razones económicas, técnicas, organizativas o productivas. 

Para alegar causas económicas, la empresa tiene que demostrar que ha tenido dos trimestres consecutivos con ventas inferiores al mismo periodo del año anterior. 

No es válido presentar seis meses con ventas inferiores a los mismos seis meses del año anterior. La cuestión debe analizarse trimestre por trimestre, y sumar dos trimestres con ventas inferiores. O tres trimestres en el caso de que esta sea la causa a alegar despidos colectivos.

En el siguiente ejemplo, la empresa no podrá realizar un despido por causas económicas, según la ley, a pesar de que su facturación en 2021 es muy inferior a la del año anterior. ¿Por qué? Porque en uno de esos trimestres (el primero de 2021) las ventas fueron superiores al mismo trimestre del año pasado.

AñoEne - Feb - MarAbr - May - JunTOTAL
202078.000€81.000€159.000€
202179.000€2.000€81.000€

El despido por causas organizativas se permite cuando la empresa necesita modificar su organización y para ello prescinde de posiciones que ya no son necesarias. Para que sea válido, no se puede contratar a un nuevo empleado para sustituir al anterior, pues se entiende que ese puesto no es necesario.

Las causas técnicas podrían alegarse si la empresa realiza una renovación tecnológica que implique la eliminación de puestos de trabajo, al no haber trabajo suficiente para ellos. 

La empresa también podrá despedir objetivamente por causas productivas cuando demuestre la falta de pedidos o una disminución de la demanda de los bienes o servicios que vende. 

Despido disciplinario

En función de la actitud del empleado, la empresa podría activar un despido disciplinario. El Estatuto de los Trabajadores establece las siguientes acciones, como incumplimientos graves, que podrían generar este despido:

  • Embriaguez o síntomas de toxicomanía habitual que repercuten en el trabajo.

  • Faltas reiteradas al trabajo sin justificar. 

  • Impuntualidad reiterada sin justificar.

  • Disminución voluntaria y repetida del rendimiento (lo que demuestra una falta de compromiso por parte del empleado).

  • Indisciplina.

  • Desobediencia.

  • Acoso por cuestiones de raza, orientación sexual, ideas, religión, discapacidad o acoso sexual.

  • Ofensas físicas o verbales contra empresarios, otros trabajadores o sus familiares.

El Estatuto de los Trabajadores no aclara qué se considera falta reiterada. En este caso, debemos acudir al convenio colectivo que regule la actividad donde opera la empresa. Es aquí donde se suelen aportar cifras concretas. 

De no ser así, la jurisprudencia ha establecido que más de tres faltas sin justificar consecutivas son motivo de despido disciplinario. Aunque en caso de ir a juicio todo quedará en manos de la sentencia tras el análisis del caso concreto por parte del juez.

Despido improcedente

Si el trabajador no está conforme con los motivos del despido puede ir a juicio, y que una sentencia le dé la razón. En este caso, el despido que inicialmente era disciplinario pasa a ser improcedente, y la empresa tiene dos alternativas:

  1. Readmitir al empleado.

  2. Extinguir el contrato de trabajo y abonar una indemnización de 33 días de su salario por cada año trabajado.

Despido colectivo

Se daría cuando las causas económicas, organizativas, técnicas o de producción supongan la extinción de diez o más contratos de trabajadores (en empresas de menos de 100 empleados) en un plazo de 90 días. 

Se considerará colectivo en empresas de entre 100 y 300 empleados cuando suponga el cese de la relación laboral para un 10 % o más de la plantilla. En aquellas empresas de más de 300 trabajadores, se considera colectivo si afecta a 30 de ellos.

¿Cómo debe proceder una empresa en el despido de un empleado?

En todos los despidos, la empresa debe comunicar dicha decisión por escrito. Este texto debe contener, al menos:

  • El nombre del empleado al que se está despidiendo.

  • La fecha en la que se entrega la carta de despido

  • La fecha en que dejará de tener validez el contrato.

  • Los motivos del despido. 

  • Firma de la empresa

La empresa tiene que asegurarse de que el trabajador ha recibido este escrito. Para ello puede hacer entrega de la carta mediante correo certificado o cualquier otra prueba que permita confirmar su recepción. También puede entregarla en mano y que el empleado la firme a modo de recibí.

En segundo lugar, la empresa debe entregar junto a la carta su propuesta de finiquito (en los casos de despido improcedente o disciplinarios, en donde no es obligatorio un preaviso). 

La tercera cuestión que debe respetar la empresa en los procedimientos se da únicamente en los despidos por causas objetivas. En estos casos, estará obligada, además, a realizar un preaviso con quince días naturales de antelación a la fecha de finalización de la relación laboral.

¿Cuáles son las razones más habituales para despedir a un trabajador?

Según diferentes firmas legales y abogados, los motivos más habituales por los que se despiden trabajadores en España son:

  • Faltas injustificadas y retrasos permanentes. A día de hoy, esto es muy fácil de comprobar gracias al control de horarios. Algunas sentencias han aceptado tres faltas sin justificar en días consecutivos para considerar el despido como objetivo. 

  • Absentismo laboral. Incluso siendo justificadas, expertos laboralistas advierten de que si se falta un 20 % de días en dos meses, y se ha faltado en los doce meses anteriores un 5 % de días hábiles, también es causa de despido. 

  • Agresiones verbales o físicas a compañeros. Como hemos visto, sería una causa objetiva de despido. No necesariamente tiene que ser contra un jefe. También tendría lugar en caso de ir contra alguien del mismo rango, o un familiar.

  • Despido por motivos económicos. Es otra de las causas más comunes de despido. La empresa podrá justificarlo con la presentación de las cifras que certifiquen la caída de ventas que marca la ley.

ERTE vs despido

Las siglas ERTE significan Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Este mecanismo permite suspender temporalmente los contratos de trabajo. 

Mientras que en el despido el cese de la relación laboral es definitivo, en este caso se trata de una suspensión temporal, y no supondría en ningún momento la finalización del contrato

Las mismas razones económicas, técnicas, organizativas o productivas expuestas en los casos de despido procedente sirven para activar esta suspensión temporal de los contratos. 

La ley no marca períodos mínimos ni máximos para mantener la situación de ERTE. Mientras se den las condiciones que lo originaron el ERTE seguirá activo.

La empresa en ERTE tiene que seguir haciéndose cargo de las cuotas a la Seguridad Social de los empleados. Solo podrá exonerar un 20 % de las cotizaciones en el caso de que desarrollen durante el ERTE acciones formativas (si el ERTE es por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción). 

Si se trata de los ERTE de Mecanismo RED (un nuevo ERTE para crisis sectoriales), la exoneración del pago de cuotas sociales llegaría al 40 %, siempre bajo la condición de impartir formación. 

Consejos sobre cómo despedir a un trabajador de la mejor manera

Si una empresa no sabe cómo despedir a un trabajador, lo mejor es apostar por la transparencia

En la mayoría de las ocasiones habrá un motivo detrás de la decisión. Puede ser organizativo, económico, de pérdida de clientes,… La empresa debe explicar de forma tranquila y transparente lo ocurrido y facilitar así una salida amistosa. Otros consejos para despedir de forma adecuada son los siguientes:

Comunicar la decisión en persona

Existen casos de CEO de compañías que realizaron despidos de 900 empleados por Zoom. No es lo más aconsejable. Tu imagen de marca como empleador está en juego. 

Explicar la decisión de viva voz

Aunque la ley te obliga a comunicar la decisión por escrito, es conveniente que se expliquen de viva voz los motivos de la decisión y se amplíe la información que aparece en el escrito.

Tomarse tiempo y dárselo al empleado

El empleado puede y debe expresar cómo se siente, necesidades,… Es interesante dar tiempo para digerir y analizar la noticia. No es conveniente despedir con prisas. Hay que abrir la puerta al diálogo.

Informar con transparencia

Se recomienda entregar el finiquito e indemnización y comunicar las jornadas laborales que aún queden por delante hasta la extinción definitiva.  

Solicitar amablemente la devolución de material

El empleado tiene que devolver los equipos y herramientas que ha utilizado para el desempeño de sus funciones. 

Modificar accesos

A pesar de haber finalizado adecuadamente la relación, es conveniente cambiar accesos y gestionar el perfil que ha utilizado para el uso de herramientas en la nube o cualquier otra aplicación relacionada con su trabajo. 

Tipos de despidos e indemnizaciones

La indemnización varía según el tipo de despido. Normalmente se establece el pago de una cantidad de días por año trabajado y en relación con el salario que se venía cobrando. 

Tipo de contratoIndemnización
Despido por causas objetivas20 días por año trabajado
Despido improcedente33 días por año trabajado
Despido disciplinarioNo procede
Despido colectivo20 días por año trabajado

Es importante aclarar que esta indemnización es diferente al finiquito. En el finiquito se incluyen, por ejemplo, días trabajados y no abonados en el momento del despido. O bien vacaciones no disfrutadas, pagas extras o beneficios no recibidos hasta el momento del despido,…

Estas cantidades se añadirían a la indemnización que correspondiera según la tabla anterior.

Preguntas frecuentes

¿Qué palabras usar para despedir a un trabajador?

Si la intención de la empresa es terminar la relación de forma amistosa, hay que alabar el esfuerzo y dedicación del empleado durante el tiempo que ha estado desempeñando sus funciones. 

En este sentido, es importante destacar también algún valor humano y no solo profesional.

¿Cuál es el mejor día para despedir a un empleado?

Aunque no existe un buen momento para realizar despidos, lo cierto es que muchas empresas tratan de evitar el revuelo que pueden generar este tipo de episodios. Es por ello que aprovechan las últimas horas del día o bien los viernes para informar de esta decisión.

¿Qué pasa si un empleado renuncia durante el periodo de prueba?

Los contratos laborales deben establecer un periodo de prueba a pactar entre la empresa y el trabajador en el momento de la contratación. Durante este tiempo, el empleado puede renunciar sin necesidad de explicar los motivos. Tampoco tiene que preavisar.

Exclusión de responsabilidad

El contenido facilitado a través de nuestro sitio web (incluido el de carácter jurídico) solo pretende proporcionar información general no vinculante y no constituye en modo alguno un asesoramiento legal. La información presentada no sustituye ni pretende sustituir el asesoramiento legal de, por ejemplo, un abogado que aborde tu situación específica. A este respecto, queda excluida cualquier responsabilidad o garantía por la vigencia, la exactitud y la integridad de la información proporcionada.

Guía Gestión Del Desempeño

Icon Performance