Baja voluntaria o dimisión: ¿qué implicaciones tiene para la empresa?

Entrevista de finalización

Para que una baja voluntaria o dimisión tenga validez deben cumplirse una serie de requisitos formales y temporales. Cualquier trabajador tiene derecho a solicitar una baja voluntaria en cualquier momento y la empresa está obligada a abonar el finiquito que le corresponda. 

Aunque parece un proceso sencillo tiene sus matices. ¿Cuál es ese tiempo de preaviso? ¿Qué puede hacer la empresa para retener al trabajador? ¿Qué documentación se debe presentar? ¿Cómo funciona la baja voluntaria durante el periodo de prueba? ¿Cuánto hay que pagar en una baja voluntaria?

Puntos claves

  • Cualquier trabajador puede presentar una baja voluntaria en cualquier momento. 

  • Son los convenios colectivos los que marcarán el tiempo de preaviso. 

  • Aunque se trate de una baja voluntaria, la empresa deberá abonar el finiquito que corresponda.

  • La baja voluntaria es reversible, dentro del periodo de preaviso. 

  • La empresa debe gestionar adecuadamente la solicitud. Tanto si desea retener al trabajador como si finalmente se produce un proceso de offboarding

  • En este caso, es recomendable seguir unos pasos para que la marcha del empleado no afecte a la productividad de la empresa.

¿Qué es una baja voluntaria?

Una baja voluntaria es un aviso del empleado a la empresa en el que comunica de forma oral y escrita que rescinde la relación laboral que los une. 

Para que tenga efecto, la baja voluntaria deberá hacerse con la antelación que marque el convenio colectivo. Si no se marca tiempo alguno, la fecha de preaviso habitual es de quince días naturales, previos al momento en el que se dejará de trabajar.

¿Qué características tiene una baja voluntaria?

La principal característica de una baja voluntaria es que nace del empleado. Lo único que puede hacer la empresa, en caso de que pretenda retener al trabajador, es hacerle una contraoferta o tratar de resolver el problema que le haya llevado a solicitar la dimisión. Otras características importantes son:

  • Debe existir un aviso con quince días naturales de antelación, salvo que en convenio se haya especificado un tiempo de preaviso distinto. 

  • Aunque sea una baja voluntaria, la empresa tendrá que abonar un finiquito.

  • Para que sea válida, debe contener una serie de datos concretos.

  • La baja voluntaria es reversible, aunque siempre dentro de los quince días naturales o el periodo de preaviso estipulado en convenio.

  • Después de ese periodo, el trabajador podría volver a la empresa, pero siempre que esta lo desee y firmando un nuevo contrato.

¿Qué elementos debe contener una carta de baja voluntaria?

La carta de baja voluntaria debe tener la fecha en la que se comunica la baja, así como todos los datos personales del empleado. Más concretamente la carta de baja voluntaria debe incluir:

  1. nombre del empleado

  2. DNI

  3. fecha de nacimiento

  4. fecha en la que se dejará de trabajar

  5. fecha de redacción de la carta

  6. lugar de la firma

  7. firma

No es obligatorio incluir el motivo de la baja. Sí es importante, sin embargo, que tanto el Departamento de Recursos Humanos como el empleado dispongan de una copia del documento firmada por ambas partes. De este modo, se evitan problemas o malentendidos que puedan acabar en manos de abogados.

¿La baja voluntaria funciona igual en todos los tipos de contrato?

Sí. La baja voluntaria funciona siempre igual, independientemente del tipo de contrato. Tampoco es relevante si se trata de una jornada completa o parcial. Sólo hay diferencias en el caso de que nos encontremos dentro del periodo de prueba que se define en cualquier contrato laboral. 

En este caso, el empleado no tiene por qué realizar ningún preaviso, y tendrá derecho igualmente a las cantidades derivadas de los días que haya trabajado. Al no ser necesaria comunicación alguna, el empleado puede dejar de acudir a su puesto sin haber informado de ello a la empresa, que no podrá tomar represalia alguna.

Para evitar este tipo de situaciones, tras el proceso de selección y la firma de contrato, es recomendable tener una reunión con el trabajador días antes de cumplirse el periodo de prueba. 

El objetivo de la misma es determinar cómo está siendo la incorporación y si el empleado está desarrollando las funciones que esperaba en su puesto, situación general, relación con compañeros,…

¿Qué leyes regulan en España las bajas voluntarias?

El Estatuto de los Trabajadores, en su artículo 49, regula la baja voluntaria. Aunque lo hace de forma muy escueta. Simplemente indica que es uno de los motivos que pueden generar la extinción de un contrato de trabajo, y se dirige a los convenios colectivos o a la costumbre del lugar para determinar la fecha de preaviso. 

Si en los primeros no hubiera mención alguna, se toma como “costumbre del lugar” el mencionado preaviso de quince días naturales.

¿Cómo se formaliza legalmente una baja voluntaria?

La única norma para formalizar legalmente la baja voluntaria es comunicar la intención de forma oral y escrita. Este último punto es el más importante, como prueba de que tanto empresa como empleado están informados de la situación.

La carta debe ir firmada por el trabajador, que debe recibir una copia por parte de la empresa (que también firmará a su recepción), como prueba de que ambas partes están informadas.

En ella, deben indicarse los datos del empleado mencionados y, sobre todo, la fecha de notificación y extinción de la relación contractual.

En el caso de que el empleado se encuentre en periodo de prueba, no está obligado a formalizar de ningún modo su decisión de no continuar. Basta con que deje de acudir a su puesto de trabajo.

¿Cómo funciona el preaviso en una baja voluntaria?

Los convenios colectivos son los que establecen el tiempo de preaviso requerido para la baja voluntaria. 

En caso de que en estos no haya ninguna mención, el Estatuto de los Trabajadores habla de “según la costumbre del lugar”. En este caso, se entiende que el periodo de preaviso es de quince días naturales

Si se preavisa con menos tiempo, la empresa tiene derecho a descontar del finiquito hasta dos días por cada día que se haya faltado al trabajo. 

¿Qué derechos tiene un trabajador si pide la baja voluntaria?

El trabajador que pide la baja voluntaria tiene derecho a finiquito. Este incluirá los días trabajados y no cobrados, la parte proporcional de vacaciones, las pagas prorrateadas que correspondan y cualquier otro ingreso o extra en su parte proporcional, como por ejemplo dietas. 

El empleado tendrá derecho a permanecer en su puesto de trabajo y recibir el sueldo correspondiente hasta que finalice el periodo de preaviso. 

No tiene derecho, sin embargo, a solicitar prestaciones por desempleo, dado que ha sido él quien ha decidido rescindir unilateralmente el contrato. 

Es por eso que las bajas voluntarias suelen solicitarse cuando el empleado tiene algún motivo personal de fuerza mayor. O bien cuando ha encontrado otro puesto de trabajo.

¿La empresa tiene obligación de pagar algo en caso de baja voluntaria?

Sí. La empresa tiene que abonar un finiquito que incluirá las siguientes cantidades:

  • Parte proporcional de sueldo en función de los días trabajados y pendientes de cobro. Si, por ejemplo, un empleado presenta su carta de baja voluntaria el día 6 del mes, y trabaja hasta el día 21, tendrá que recibir el salario correspondiente a esos 21 días trabajados y no cobrados. 

  • Parte proporcional de pagas extras.

  • Vacaciones no disfrutadas. Si, en el momento de la renuncia, el empleado tiene días de ausencia acumulados pero pendientes de disfrutar, la empresa tiene que pagarlos.

  • Dietas u otros extras que habitualmente se incluyan en la nómina y que no hayan sido percibidos en proporción a los días trabajados.

Consejos para gestionar una baja voluntaria en tu empresa

Para gestionar la baja voluntaria en una empresa debes valorar en primer lugar cómo de crítica es la pérdida del empleado que desea marcharse. 

En la mayoría de las ocasiones, las bajas voluntarias vienen derivadas de un cambio de empresa, por entender que esta otra le ofrece mejores condiciones. 

Si es una cuestión económica o de jerarquía, la empresa puede realizar una contraoferta económica, proponer un ascenso o ambas cuestiones a la vez. 

Si se trata de más conciliación, flexibilidad o cambio de jornada, la empresa valorará qué supone la marcha del empleado y si le compensa o no atender sus necesidades. En este caso, también debe valorar el impacto de la solicitud en cuestión, para realizar una valoración completa de la situación. 

Si finalmente no se llega a un acuerdo, o la empresa no está interesada en retener al empleado, se recomienda establecer un itinerario que asegure una salida (offboarding) fluida y que no genere trastornos a otros compañeros ni a la empresa:

  • Es recomendable realizar una reunión con la persona en cuestión y el resto del equipo, para hacer una lista de tareas pendientes y traspasar sus temas a otros compañeros sin impacto para la productividad. 

  • Siempre hay que mostrarse comprensivos con la situación planteada por el trabajador y tratar de culminar el proceso sin tensión. La idea es que facilite ese trasvase de tareas. 

  • En este sentido, es incluso recomendable realizar un proceso de offboarding que incluya algún detalle de despedida. La marca de la empresa como empleador está en juego. 

  • Este proceso debe asegurar, en cualquier caso, la confidencialidad, equipos y procesos de la empresa. Esta tiene que solicitar la devolución de todas las herramientas y beneficios de los que viniera disfrutando el empleado. 

  • También se deben revisar accesos y permisos, para desvincular completamente al empleado y limitar su acceso a información sensible una vez finalizada la relación laboral. 

Preguntas frecuentes

¿Un trabajador puede volver atrás una vez formalizada la baja voluntaria?

Sí. Un empleado puede volver atrás después de haber presentado su carta de baja voluntaria, siempre y cuando se encuentre dentro del periodo de preaviso. 

¿Cuánto tiempo hay que trabajar después de la baja voluntaria?

La baja voluntaria tiene un periodo de preaviso de quince días naturales. Desde el momento de su formalización hasta que transcurren esos quince días, el empleado debe seguir cumpliendo con las tareas y horario que marque su contrato. Si el convenio colectivo marca un periodo distinto, este es el que tendrá validez.

¿El trabajador puede volver a la empresa transcurrido un tiempo de la tramitación de la baja voluntaria?

El trabajador podría volver a la empresa siempre que esta estuviera de acuerdo, aunque haya transcurrido el tiempo de preaviso. 

En este caso, se firmaría un nuevo contrato laboral. Pero solo si ambas partes están de acuerdo. La empresa no está obligada a la readmisión una vez que ha pasado el periodo de preaviso.

Buenas prácticas para el manejo del estrés

Sobrellevar el estrés