Contrato a tiempo parcial: ¿qué es y cuáles son sus peculiaridades?

Los entresijos del contrato a tiempo parcial

El contrato parcial es una de las muchas opciones de contratación que existen en España. En los últimos años, se ha vuelto mucho más común: la última Encuesta de Población Activa (EPA), llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística, estima que representa alrededor del 14% de las contrataciones totales, una proporción que aumenta en el sector más joven de los trabajadores. Sin embargo, ¿qué implica exactamente un contrato a tiempo parcial? ¿Qué particularidades tiene? Si quieres conocer las respuestas a estas preguntas, solo tienes que seguir leyendo.

¿Qué es un contrato a tiempo parcial?

Un contrato a tiempo parcial es un tipo de acuerdo laboral entre un trabajador y una empresa. En él, se fija una cantidad de horas de trabajo semanales inferior a la de una jornada laboral completa. El número específico de horas que representa una jornada laboral completa puede variar de acuerdo al convenio colectivo de trabajo, pero normalmente se supone que son alrededor de 40 horas semanales.

En pocas palabras: en términos generales, un contrato a tiempo parcial es aquel en el que un asalariado acuerda trabajar para una empresa menos de 40 horas por semana.

¿Qué características tienen los contratos a jornada parcial?

Los contratos a jornada parcial comparten la mayoría de sus características con los de jornada completa, en tanto suponen los mismos derechos y obligaciones, aunque muchas veces dispuestos en forma proporcional. Sin embargo, también tienen sus particularidades. Entre ellas están:

  • Establece una carga de trabajo inferior a las 40 horas semanales que conforman la jornada completa.
  • No permite la realización de horas extras (salvo emergencias).
  • Permite la realización de horas complementarias, previamente pactadas con el empleador.
  • Puede convertirse en un contrato de jornada completa, siempre y cuando el trabajador esté de acuerdo. En ningún caso el nuevo contrato podrá ser impuesto por el empleador.
  • Es compatible, en la mayoría de los casos, con el paro y con una jubilación parcial.

¿Cómo se puede distribuir una jornada a tiempo parcial?

Como en otras formas de contratación, el contrato a tiempo parcial puede ser indefinido o de duración determinada. A su vez, las horas pactadas pueden distribuirse de forma continua (el tiempo de trabajo diario transcurre sin interrupciones) o partida (la jornada laboral es interrumpida por un descanso, generalmente de una hora). En cualquier caso, esta distribución puede ser fácilmente reportada a través de un software de registro de horas.

¿Qué tipos de contratos a tiempo parcial existen?

Existen, principalmente, dos tipos de contratos a tiempo parcial. Estos son:

1. Contrato indefinido a tiempo parcial

La contratación se da por tiempo indefinido, es decir, no hay un fin predeterminado para la relación laboral. Esto es típico de empleos con un flujo constante de trabajo, como podría ser, por ejemplo, un recepcionista en un estudio de abogados que cumple únicamente cuatro horas por día.

2. Contrato a tiempo parcial por duración determinada

En estos casos, el contrato llega a término después de cierta cantidad de tiempo, como podría ser, por ejemplo, tres meses. Este tipo de contratación es más común para empleos estacionales, como podría ser un camarero en un bar en la playa durante el verano.

¿Qué elementos componen un contrato a tiempo parcial?

Un contrato a tiempo parcial está compuesto principalmente por la remuneración acordada, el número de horas previsto, la duración del contrato y un pacto respecto a las horas complementarias (de ser necesario). A su vez, también incluye el resto de los elementos esperables en un contrato laboral: el puesto y el lugar de trabajo, las vacaciones, el convenio colectivo al que está sujeto, el período de prueba (si lo hay), y las revisiones médicas (si el empleador las requiere).

Es posible acceder a un modelo del contrato en la página del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

¿Cómo se debe formalizar el contrato a tiempo parcial?

Todos los contratos, ya sean a tiempo parcial o a tiempo completo, deben formalizarse por escrito para ser oficiales. Esto significa que, para que la contratación sea legítima, hay que presentar una serie de documentos en los lugares correspondientes. Para que el contrato parcial esté en regla, es necesario:

  • Completar por escrito el modelo oficial, con el número y la distribución de horas diarias por las que es contratado el trabajador. Si no se aclara esta información, se asume que el contrato es a jornada completa.
  • Comunicar el contrato al Servicio Público de Empleo en un plazo máximo de 10 días desde la firma. Lo mismo vale para todas las prórrogas al contrato.
  • Entregar a los representantes legales del trabajador una copia del contrato, también dentro de los 10 días posteriores a la firma. Al igual que con el Servicio Público de Empleo, todas las prórrogas deberán ser debidamente informadas.

Gestiona Ausencias Fácilmente

Software para la gestión de las ausencias en diferentes dispositivos

Permite a empleados solicitar ausencias con rapidez y facilidad, notificando automáticamente a sus responsables, que tendrán la ausencia en su calendario tras aprobarla. Da a RR.HH. un conocimiento total de ausencias.

¿Qué ventajas y desventajas tiene este tipo de contrato sobre otros?

Como todo en la vida, los contratos a tiempo parcial tienen ventajas y desventajas. Sin embargo, es importante aclarar que estas cambian de acuerdo a la perspectiva: las cosas no serán iguales desde el punto de vista del empleado que desde el del empleador. Por eso, podemos agrupar las ventajas y desventajas en dos grupos.

Ventajas y desventajas para la empresa

Ventajas:

  • Reduce los costes. En muchos casos, el flujo de trabajo real no requiere que haya un empleado dedicado a esa tarea ocho horas por día. Un análisis detallado de los procesos, dirigido hacia la optimización, puede revelar que la misma función puede ser cumplida por un empleado a tiempo parcial.
  • Acelera los procesos de selección. En los trabajos de tiempo parcial, los procesos de selección están centrados específicamente en las capacidades y las habilidades concretas. No es necesario preocuparse tanto por la inserción en la cultura corporativa o en el grupo de trabajo, cosa que hace más sencilla la selección.
  • Favorece la llegada de nuevos puntos de vista. En todas las organizaciones existe una tendencia a fosilizar los procesos: las cosas se hacen así porque así se hacían antes, y punto. Los contratos a tiempo parcial suponen, generalmente una tasa de rotación mayor, lo que obliga a reevaluar los procesos cada vez que llega un trabajador nuevo. Eso puede revelar falencias, ineficiencias o puntos muertos.
  • Potencia la flexibilidad. Las contrataciones a tiempo parcial facilitan la incorporación de empleados on demand, dependiendo estrictamente de las necesidades presentes de la empresa. Sin embargo, para hacerlo de forma eficiente es importante contar con un buen sistema de control de horas.

Desventajas:

  • Aumenta la rotación. Es muy frecuente que los contratos a tiempo parcial vengan acompañados de una mayor rotación. Esto puede resultar un problema en empresas que necesiten formar a sus empleados en competencias particulares, o desarrollar confianza y seguridad. A su vez, esto también implica una mayor carga de trabajo para el equipo de reclutamiento de recursos humanos.
  • Dificulta el desarrollo de capacidades específicas. Muchas empresas necesitan formar a sus empleados para que se desempeñen competentemente en su campo. Esto se debe a que sus trabajos exigen conocimientos que muy rara vez se encuentran en los espacios de estudio tradicionales. Los empleados a tiempo parcial no son un buen blanco de este tipo de capacitaciones, precisamente debida a su alta rotación.
  • Obstaculiza la creación de un grupo de trabajo estable. Un buen grupo de trabajo trae muchas ventajas, especialmente en campos que requieren un enfoque interdisciplinario. Con trabajadores a tiempo parcial, es más difícil desarrollar esta dinámica.
  • Dificulta el establecimiento de una cultura corporativa poderosa y productiva. Muchas empresas se enorgullecen de su cultura; creen que es una forma de motivar a sus empleados, cosa que mejora su productividad. Con empleados a tiempo parcial, este tipo de cultura es más difícil de desarrollar.

Ventajas y desventajas para el empleado

Ventajas:

  • Mayor disponibilidad de tiempo. Las jornadas de trabajo más cortas, al igual que las jornadas reducidas, permiten al empleado desarrollar otras actividades, como cuidar de su familia o continuar con sus estudios. No olvidemos que los contratos parciales son más frecuentes entre los menores de 25 años, es decir, entre la población de trabajadores que todavía está en el período más intensivo de su formación.
  • Disminuye el estrés. Menos horas de trabajo significan, generalmente, menos responsabilidades, y por lo tanto menos estrés asociado al trabajo.
  • Es compatible con más subsidios y prestaciones. Es posible trabajar a tiempo parcial mientras se cobra el paro o una jubilación parcial. Las prestaciones no son las mismas (existe, en la mayoría de los casos, un recorte proporcional), pero para mucha gente es de gran ayuda.
  • Favorece el aprendizaje de un sector específico. Los contratos parciales permiten a los trabajadores incorporarse, en puestos de baja responsabilidad, a sectores laborales de su interés. Estas condiciones —menos horas, menos responsabilidad, menos estrés— facilitan la incorporación de nuevos conceptos.

Desventajas:

  • Menor remuneración. Este punto es el más evidente: los empleos de jornada parcial tienen salarios más bajos que los de jornada completa. Esto significa que, en muchos casos, estos trabajadores deben complementar su ingreso con otra actividad.
  • Menores posibilidades de ascenso. La rotación y la flexibilidad asociadas a los contratos de tiempo parcial implican que estos trabajadores no se integran de la misma manera a la estructura de la empresa. En el largo plazo, esto dificulta su ascenso a puestos con mayor responsabilidad.

¿Se pueden hacer más horas de las estipuladas por la jornada pactada?

En este asunto es importante ser precisos. Los trabajadores contratados a jornada parcial no pueden hacer horas extraordinarias, salvo que se trate de situaciones urgentes, debidamente acreditadas. Sin embargo, sí pueden hacer horas complementarias.

Ahora bien: ¿cuál es la diferencia entre las horas extras y las horas complementarias? Básicamente, las horas complementarias son propias de los trabajos a jornada parcial, están pactadas de antemano en el contrato laboral y se encuentran sujetas a reglas particulares.

Hay dos tipos de horas complementarias: obligatorias (también llamadas “pactadas”) y voluntarias. Las obligatorias son aquellas horas acordadas en el contrato laboral que el empleador puede exigir al empleado, siempre que lo haga con tres días de anticipación y precisando el lugar y el horario. Las voluntarias, en cambio, deben ser solicitadas por el trabajador, y solo pueden estar incluidas en contratos indefinidos.

A su vez, la suma de las horas complementarias obligatorias no puede exceder el 30% de las horas ordinarias. Si suponemos una jornada de 20 horas semanales, esto equivaldría a unas 6 horas complementarias obligatorias por semana. Por su parte, las horas voluntarias no pueden pasar del 15% de las horas ordinarias. Para no infringir estas normas, es necesario cumplir con un riguroso registro de la jornada laboral.

Preguntas frecuentes

¿Los trabajadores a tiempo parcial tienen los mismos derechos que los que trabajan a tiempo completo?

Sí, los trabajadores a tiempo parcial cuentan con los mismos derechos. Sin embargo, esto no significa que su situación sea exactamente igual a la de un trabajador a tiempo completo, porque muchos de estos derechos se aplican proporcionalmente a las horas de trabajo.

¿Los contratos a tiempo parcial tienen los mismos días de descanso?

Sí: los trabajadores a tiempo parcial tienen la misma cantidad de días de descanso que los trabajadores a tiempo completo, es decir, 30 días naturales de vacaciones. La diferencia está, por supuesto, en la retribución, que es proporcional a la jornada realizada.

¿Cómo afecta un contrato a tiempo parcial al paro?

Es posible trabajar a tiempo parcial mientras se cobra el paro, pero la prestación disminuirá de forma proporcional. A su vez, pensando a futuro, el subsidio por desempleo suele estar en relación al último contrato laboral que tuvo el trabajador antes de pedirlo. Eso significa que, una vez finalizada la relación contractual, los trabajos a tiempo parcial habilitan a una prestación menor que los de jornada completa.

Los Datos Clave Al Alcance De Tu Mano

Archivos De Empleados En Orden