Jornada intensiva: respondemos todas tus dudas sobre ella

Internationalisierung

La jornada intensiva, también llamada continua, tiene lugar cuando un empleado realiza su jornada laboral de forma ininterrumpida. 

Si quieres conocer más información sobre este tipo de jornada, te contamos algunos aspectos relevantes, como la diferencia con la jornada completa, los beneficios para la empresa y los empleados, los tipos de jornada intensiva o cómo aplicar la jornada intensiva en tu empresa, entre otros. 

Puntos claves 

  • Los principales retos de la jornada intensiva son la incompatibilidad de horarios con clientes y proveedores, así como una adecuada planificación y gestión de las tareas. 

  • Existen tres tipos de jornada intensiva: de verano, solo los viernes o durante todo el año.

  • La conciliación entre la vida laboral y familiar es uno de los principales beneficios de la jornada intensiva para los empleados. 

  • La comunicación con los empleados y la distribución de horas son puntos claves a la hora de aplicarla. 

  • La empresa no tiene la obligación de implementar la jornada intensiva salvo que esté expresamente indicado en el convenio.

¿Qué es la jornada intensiva?

La jornada intensiva de trabajo es aquella que se realiza de forma continua. Es decir, desaparecen las pausas largas empleadas para la comida, por ejemplo. 

En ocasiones puede suponer una reducción de horas de trabajo, que posteriormente deben ser compensadas. 

¿En qué se diferencia la jornada intensiva de otros tipos?

La jornada intensiva y la jornada continua son sinónimos. No hay diferencias entre sí. 

Sin embargo, al comparar la jornada intensiva con la completa o partida, sí encontramos diferencias en la forma en que se distribuyen las horas de trabajo a lo largo del día. A continuación te mostramos un ejemplo:

Jornada intensiva o continuaJornada partida o completa
De 8:00 a 15:00De 10:00 a 14:00
Y de 16:00 a 19:00

En la intensiva, la jornada diaria se realiza de forma continua. Es decir, no hay descansos largos, más allá de los 15 minutos que la ley exige cuando se han trabajado seis horas consecutivas. 

Por su parte, en la jornada completa o partida, el tiempo de trabajo se divide en dos tramos. Se produce un descanso prolongado, que suele ser de una o dos horas. 

¿Quién tiene derecho a la jornada intensiva y de qué depende?

Ni el Estatuto de los Trabajadores ni ninguna otra normativa establece obligaciones o derechos a la hora de implantar este tipo de jornada. Algunos convenios colectivos de ciertos sectores o empresas podrían establecer ciertas obligaciones respecto a su implantación. 

Sin embargo, y por norma general, son las empresas las que deciden aplicarla motu proprio, porque resulte de interés para el desempeño de sus funciones. 

¿Qué beneficios puede tener la aplicación de la jornada intensiva?

La conciliación de la vida laboral y familiar y el ahorro de costes son dos de los beneficios que tiene aplicar la jornada intensiva en una empresa. Veamos algunos ejemplos de beneficios que tiene su implantación para empresas y empleados:

Para la empresa

  • Atrae y retiene el talento. El Departamento de Recursos Humanos puede atraer talento informando de que la jornada se realiza de forma intensiva. Muchas personas valoran positivamente esta modalidad. Permite aprovechar más el tiempo y dedicar la tarde a tareas personales sin tener la percepción de que el trabajo ocupa varias franjas del día. 

  • Ahorra costes. Al reducirse el tiempo de estancia en la empresa se reducen gastos como luz, agua, etc. 

  • Mejora el employer branding. Un horario flexible y la conciliación laboral tienen consecuencias directas en la imagen que tiene el empleado, y la sociedad en general, sobre la empresa. Por ello, la jornada intensiva impulsa la marca empleadora. 

Para el empleado

  • Conciliación de la vida laboral y familiar. Normalmente, los horarios educativos o laborales son intensos en horario de mañana, pero más ligeros, o incluso totalmente liberados, por la tarde. Tener la franja de tarde disponible permite pasar más tiempo con la familia o bien dedicarlo a cuestiones personales, pues los comercios, gimnasios, etc., están operativos por la tarde.

  • Ahorro. Realizar jornada intensiva supone un ahorro en cuanto a gastos de comida y transporte. 

  • Mejora la optimización del tiempo. Las personas tienden a ser más resolutivas y administrar mejor el tiempo de trabajo. 

¿Cuáles son los mayores retos de implementar una jornada intensiva en tu empresa?

Para implementar una jornada intensiva en la empresa es importante tener en cuenta los siguientes aspectos, ya que no todas las empresas se ven beneficiadas aplicando este tipo de jornadas:

  • Lo primero y más importante es saber si la empresa puede acogerse a este tipo de jornada. Hay que evaluar si los clientes, proveedores o cualquier otro actor importante para la empresa comparte esos horarios. Si estos solo trabajan por la tarde, implementar una jornada intensiva en la empresa no tiene sentido por incompatibilidad. 

  • Exige una mayor planificación. Reducir o cambiar repentinamente el horario de la jornada puede influir negativamente. Por ello, para implantar una jornada intensiva es necesario hacer una planificación previa que tenga en cuenta qué tareas se deben realizar y su prioridad. Para esta misión puede ser muy útil el uso de cronogramas.

  • Dificultad de adaptación tras la jornada intensiva. La jornada intensiva generalmente se aplica durante los meses de verano. Existen problemas de adaptación a la jornada completa tras el verano. Es conveniente, en la medida de lo posible, hacer una adaptación progresiva

  • Contar con los empleados. Dependiendo del sector o perfil del empleado, la jornada intensiva puede ser más o menos deseada. Hay que contar con los trabajadores para implantarla, porque ciertas personas prefieren tener un descanso en medio del día para cargar pilas y retomar el resto de jornada. Es importante no dar por sentado que todos los trabajadores prefieren una jornada intensiva.

¿Qué tipos de jornada intensiva existen?

Existen tres tipos de jornada intensiva que dependen de la época de aplicación. 

Jornada intensiva de verano

Como su nombre indica, la jornada intensiva de verano se aplica durante los meses de verano. Generalmente desde junio a septiembre, aunque depende del convenio o de la propia empresa. 

Es la jornada intensiva más común. Algunas de las razones por las que se implanta este tipo de jornada es el menor volumen de trabajo o por reducir el trabajo con altas temperaturas.

Jornada intensiva de los viernes

La jornada intensiva tiene lugar los viernes durante todos los meses del año. Para optar a esta jornada, es necesario que los empleados trabajen un mayor número de horas de lunes a jueves para que la totalidad de la jornada semanal sea de 40 horas.

Jornada intensiva durante todo el año

Algunas empresas han implementado la jornada intensiva durante todo el año. Puede ser por convenido o por decisión propia de la empresa. Depende de si la empresa puede atender a las necesidades de los clientes solo por las mañanas.

Consejos adicionales para la aplicación de la jornada intensiva en tu empresa

Para aplicar la jornada intensiva en la empresa y obtener beneficios por ello hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Avisar a los empleados. Los empleados deben tener todos los datos sobre la jornada intensiva: cómo acogerse a ella, durante cuánto tiempo y bajo qué condiciones. 

  • Llevar un control del horario. Para ello, una herramienta eficaz es el software

  • Distribuir las horas de trabajo. La jornada intensiva puede implicar la reducción de la jornada laboral. En ese caso, se tienen en cuenta las horas anuales que debe realizar el empleado. Las horas no realizadas durante la jornada intensiva se distribuyen a lo largo del año. Por ejemplo, si se implementa la jornada intensiva los viernes de 8:00 a 14:00, de lunes a jueves se incrementa el horario media hora para compensar las horas de menos realizada los viernes. 

  • Planificar el trabajo. Para ser eficientes, la empresa tiene que planificar el trabajo semanal del empleado. Se debe tener en cuenta que unos días la jornada laboral es más larga. Hay que distribuir bien los tiempos para cumplir con los objetivos. 

  • Compatibilizar con otras medidas. La implantación de la jornada intensiva no tiene por qué limitar más alternativas laborales que aporten flexibilidad, dado que es un aspecto valorado por los empleados. Este tipo de jornada no es incompatible, por ejemplo, con el teletrabajo.

Descubre el sistema de registro de jornada de Personio. Cumple con la normativa de una forma ágil y sencilla. Saber más!

 Preguntas frecuentes

¿Cuándo se acaba la jornada intensiva?

La duración de la jornada intensiva depende del tipo. Es decir, si es jornada intensiva de verano abarca los meses de junio, julio y agosto. Si se trata de jornada intensiva de viernes, se prolonga durante todo el año.

En cuanto al horario, depende de la empresa. No obstante, suele finalizar sobre las 14:00 ó 15:00 en verano y algo más tarde en invierno. 

¿Es obligatorio que la empresa establezca una jornada intensiva en verano?

No es obligatorio que la empresa establezca una jornada intensiva en verano. Depende del convenio, y si este no regula la jornada de trabajo, es decisión de la empresa. 

¿Es obligatorio que los trabajadores se acojan al horario intensivo si no quieren hacerlo?

La jornada intensiva para los empleados es un derecho, pero en ningún caso una obligación. Los empleados deciden si quieren acogerse al horario intensivo. 

¿Hay derecho a descansar durante la jornada intensiva?

Durante la jornada intensiva, el empleado tiene derecho a descansar por un periodo mínimo de 15 minutos. El descanso tiene lugar cuando la jornada supera las seis horas. El tiempo de descanso puede ser ampliado por la empresa, pero siempre contará como tiempo de trabajo.

¿Cómo afecta la jornada reducida a los trabajadores a jornada parcial?

Los trabajadores con jornada parcial pueden solicitar una jornada reducida y disminuir así el número de horas que trabajan. Si un empleado está trabajando 30 horas a la semana, tendrá una jornada parcial, y puede solicitar una reducida disminuyendo esas horas y, en consecuencia, dejando de cobrarlas.

Exclusión de responsabilidad

El contenido facilitado a través de nuestro sitio web (incluido el de carácter jurídico) solo pretende proporcionar información general no vinculante y no constituye en modo alguno un asesoramiento legal. La información presentada no sustituye ni pretende sustituir el asesoramiento legal de, por ejemplo, un abogado que aborde tu situación específica. A este respecto, queda excluida cualquier responsabilidad o garantía por la vigencia, la exactitud y la integridad de la información proporcionada.

Evita Problemas con Nóminas

Lohnabrechnung