Baja por depresión: todo lo que necesitas saber sobre ella

Burnout Prävention wird für Unternehmen wichtiger

En ocasiones, un trabajador puede solicitar una baja por depresión. Esta baja laboral puede ser por razones profesionales o por circunstancias profesionales, y siempre tiene que estar avalada por un profesional de la salud. En este artículo, veremos cuáles son las características de una baja laboral por depresión, cuánto dura, de qué depende que se conceda, entre otros puntos importantes.

¿Qué es la baja por depresión y qué derechos tiene la persona de baja?

La baja por depresión es un tipo de baja laboral que pueden solicitar los trabajadores que se encuentran incapacitados a causa de este problema de salud mental. Esta baja, al igual que cualquier otra baja por razones clínicas, debe estar debidamente acreditada médicamente.

A la hora de solicitar una baja por depresión, no es obligatorio comunicar sus causas. La única persona que debe conocer los motivos de la depresión es el médico que la diagnostica, y recae en el trabajador la decisión de comunicarlo a la empresa. Sin embargo, por lo general, los departamentos de recursos humanos suelen ser comprensivos con los empleados que padecen cuadros de depresión.

Además, la depresión es muy frecuente. En España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, hay más de 2,1 millones de personas que tienen un cuadro depresivo, lo cual corresponde al 5,25% de la población mayor de 15 años en todo el país. De ellas, 230 mil personas sufren una depresión grave.

¿En qué casos se concede la baja por depresión?

La depresión es un trastorno depresivo que suele aparecer ante las siguientes causas:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Conflictos laborales
  • Problemas personales

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tristeza circunstancial o la ansiedad ocasional no son causas de depresión. Una persona con depresión experimenta un estado de ánimo triste e irritable y una pérdida de interés y disfrute en sus actividades de la vida cotidiana. Además, otros síntomas incluyen la dificultad de concentración, una baja autoestima y un sentimiento de culpa excesivo.

Todos estos aspectos serán oportunamente evaluados por un médico, y la organización empleadora concederá la baja por depresión al empleado que lo acredite clínicamente. Como todos estos sentimientos impactan negativamente en la vida laboral de un trabajador y le incapacitan, una baja por enfermedad está justificada.

¿Qué tipos de baja por depresión existen?

Existen dos causas generales por las que un empleado puede solicitar la baja por depresión: las contingencias comunes y las profesionales. A continuación detallaremos cada una de ellas.

  • Baja por contingencias comunes. Se da cuando la depresión tiene motivos ajenos a la actividad laboral. Por lo general, son problemas personales o familiares. Algunos ejemplos típicos de este tipo de baja por depresión es el fallecimiento de un ser querido, una situación financiera personal delicada o alguna enfermedad.
  • Baja por contingencias profesionales. Esta baja se da cuando el trabajador se encuentra deprimido por causas relativas a su profesión o a la empresa en la que desarrolla sus actividades. Algunas causas comunes son el mobbing (acoso laboral), una mala relación con los compañeros o el estrés laboral.

Garantiza Mayor Resiliencia Entre Empleados

Gestión del estrés

Una buena gestión del estrés es importante para prevenir agotamiento y caídas en el desempeño. Esta lista tiene 14 consejos para lograrlo.

¿Quién se encarga de conceder la baja por depresión?

La baja por depresión puede ser concedida por un médico de cabecera o por una mutua, dependiendo del motivo que la haya provocado.

Una baja por depresión por contingencias comunes es similar a la baja laboral por enfermedad común, y es un médico de familia quien debe diagnosticarla. El trabajador empezará a cobrarla el cuarto día de la baja.

En cambio, en una baja laboral por depresión por contingencias profesionales, será la mutua quien asuma la responsabilidad de sufragarla. El trabajador comenzará a cobrarla un día después de que se concede.

¿Cuál es la duración de la baja por depresión y de qué depende?

El tiempo máximo de duración de una baja laboral por depresión es de doce meses; es decir, un año. Sin embargo, un médico o una mutua puede prolongarla durante seis meses más si lo considera necesario.

En caso de que una vez que pase ese año y medio el trabajador continúe incapacitado y su depresión no se haya curado, su caso será remitido a un tribunal médico, que le acreditará una situación de incapacidad permanente.

¿Cuánto percibe la persona que está de baja por depresión?

La baja laboral por depresión tiene el mismo tratamiento salarial que cualquier otra baja laboral médica. Esto quiere decir que los empleados dejan de cobrar el sueldo común para empezar a cobrar una prestación por incapacidad temporal de enfermedad común.

Según la Seguridad Social, en el caso de las bajas por depresión por enfermedad común, los primeros 3 días no se cobra nada, y al día 4 empieza a cobrarse un 60% de la base de cotización. Este monto se mantiene hasta el día 15; el día 16 comienza a percibirse un 75% de la base reguladora.

En el caso de la baja por contingencias profesionales, las retribuciones serán aplicables a las bajas laborales y no a las de enfermedad común. Esto quiere decir que el cobro será del 75% de la base reguladora, y comenzará a cobrarse al día siguiente de que se produce la baja en el trabajo.

Por último, existe la posibilidad de que se cobre una cantidad mayor según el convenio colectivo del trabajador.

¿Qué cosas no puede hacer una persona en baja por depresión?

La mayoría de las organizaciones consideran que si uno de sus colaboradores pide una baja por depresión significa que no puede llevar un estilo de vida activo. Esto puede llevar a las empresas a pensar que un trabajador comete fraude al solicitar una baja por depresión cuando en realidad no se encuentra deprimido. Para evitar estos conflictos, se establece que un trabajador puede realizar cualquier actividad siempre y cuando su médico lo autorice.

Entonces ¿qué actividades puede y no puede hacer una persona en baja por depresión?

  • Puede viajar, siempre que se considere que será beneficioso para su salud (y sea un profesional de la salud quien lo determine).
  • Puede enfrentar una prueba académica, siempre y cuando se solicite un informe médico que avale su presentación. De lo contrario, la presentación a un examen podría despertar sospechas en la organización empleadora.
  • Puede hacer deporte; de hecho, la OMS estipula que la actividad física reduce los síntomas de la depresión y la ansiedad.
  • No puede acceder a una oposición pública, ya que se presupone que la persona no tiene la salud mental requerida para prepararse para el examen. Además, en la mayoría de las oposiciones públicas no se permite la participación de aspirantes de baja por depresión.
  • No puede iniciar otra actividad económica, pues supondría un incumplimiento al principio de buena fe contractual. En estos casos, la organización puede despedir al trabajador, quien a su vez perdería la prestación por inactividad temporal. De todas formas, en los últimos años se ha sentado jurisprudencia sobre este punto, y algunas actividades económicas pueden ser permitidas siempre que no supongan un fraude para la Seguridad Social ni supongan competencia desleal.

¿Me pueden despedir si estoy de baja por depresión?

Si te has preguntado si te pueden despedir estando de baja por depresión, la respuesta corta es sí. Sin embargo, ese despido solo estará justificado si el motivo del despido no es el hecho de estar de baja. En otras palabras, una organización no puede desvincularse de un empleado por el mero hecho de haber solicitado una baja laboral por depresión, pues eso se consideraría despido improcedente.

Entre las causas de despido legales, se encuentran los incumplimientos en el contrato de trabajo, como desobediencia, indisciplina, causas técnicas, organizativas, económicas, entre otros puntos.

Preguntas frecuentes

¿Hay un máximo de tiempo que puede durar la baja por depresión?

Sí: según las leyes laborales, el tiempo máximo de duración de una baja por depresión es, en principio, de doce meses. Sin embargo, un médico podría extender la duración por seis meses más en caso de que la situación del paciente lo requiera. Luego del año y medio, si se considera que la persona continúa incapacitada para trabajar, se remitirá a un tribunal médico para que la considere con incapacidad laboral permanente.

¿Quién paga la cuantía de la baja por depresión?

La empresa se encarga de pagarle al trabajador entre los días 4 y 15 en el caso de la baja por contingencias comunes, y a partir del primer día en el caso de la baja por contingencias profesionales. Desde el día 16 en adelante, el pago lo realizará el Instituto Nacional de Seguridad Social o la mutua. En el caso de los trabajadores por cuenta propia, el pago siempre lo realiza la mutua.

¿Tengo que comunicar a la empresa obligatoriamente el motivo de mi baja?

No es obligatorio. La única persona que es necesario que conozca las causas de la depresión es el médico; sin embargo, el trabajador no necesariamente tiene que comunicar a sus empleadores estos motivos.

Prevenir Estrés

Descarga Nuestra Lista