Accidente in itinere: guía completa 2022

Dos miembros del personal en la oficina

El accidente in itinere es un percance que ocurre cuando el trabajador se desplaza desde su domicilio al lugar de trabajo o viceversa. Se considera, por tanto, accidente laboral, lo que conlleva el acceso a prestaciones por baja por accidente.

Para ser considerado accidente in itinere tiene que cumplir una serie de requisitos. En este artículo te contamos cuáles son, los tipos de baja, de indemnización (si procede) y quiénes son los responsables de indemnizar al trabajador, entre otros detalles.

Puntos clave

  • Un accidente in itinere es un accidente laboral.

  • El accidente in itinere más común tiene lugar en el transporte particular. 

  • Para que un accidente sea considerado in itinere tiene que cumplir unas condiciones

  • Un accidente in itinere de tráfico implica accidente laboral. Y por tanto, conlleva una doble indemnización. 

  • Para recibir la indemnización por accidente se evalúan diferentes aspectos: edad, actividades afectadas, etc. 

  • Las indemnizaciones también dependen de la gravedad: moderada, grave y muy grave. 

  • Las empresas deben crear planes para prevenir los accidentes in itinere.

¿Qué es un accidente

Un accidente in itinere es aquel que sufre un trabajador durante el desplazamiento de su casa al trabajo o del trabajo a casa. Se considera accidente laboral porque está relacionado y se ha producido a causa del trabajo. 

Condiciones para que un accidente sea

Para que un accidente sea in itinere se tienen que cumplir una serie de condiciones. En primer lugar, que el punto de salida y destino sean el trabajo o la vivienda, y que el trayecto sea el adecuado entre estos dos puntos. Es decir, que no haya habido ninguna desviación para otros temas. En segundo lugar, deben estar presentes los siguientes elementos:

  • Cronología. Tiene que producirse durante un periodo de tiempo acorde a la entrada y salida del trabajo. 

  • Espacio. Debe producirse en el camino habitual de casa al trabajo y viceversa, aunque se admiten pequeñas modificaciones. Es decir, se puede aceptar un itinerario distinto para acudir al trabajo siempre que no implique una desviación sin justificar. En lo que respecta al lugar de trabajo, se tienen en cuenta posibles cambios de localización siempre que sea por motivos laborales. Por ejemplo, si debido a una reunión se cambia la ubicación de trabajo. 

  • Teleológico. Tiene que ver con la causa por la que se realiza el desplazamiento. Tiene que estar relacionada con la actividad que se desempeña en el trabajo. 

  • Transporte. El transporte utilizado para el desplazamiento debe ser el habitual y debe mantener la seguridad. Por ejemplo, si la empresa ofrece un medio de transporte y el empleado decide no utilizarlo, el accidente no se considera in itinere

Además de estas condiciones, hay situaciones en las que no se considera accidente in itinere. Algunas de ellas son:

  • El desplazamiento no se ha iniciado o ya ha finalizado. Por ejemplo, si se produce en el domicilio antes de acudir al trabajo. 

  • Hay imprudencias al realizar el trayecto.

  • Se utilizan medios de transporte en malas condiciones, como, por ejemplo, un vehículo propio en mal estado o sin haber pasado la ITV. 

  • Desvíos en el trayecto sin justificar.

  • Si se produce durante el periodo de descanso.

  • Cuando la jornada laboral no ha terminado y el empleado ha iniciado el trayecto de vuelta a casa. 

Diferentes tipos de accidentes laborales

Existen dos tipos de accidentes laborales: in itinere y en el trabajo. La principal diferencia entre ambos es el momento en el que se produce el accidente. 

Accidente

El accidente in itinere es considerado accidente laboral cuando se produce en el trayecto de ida o vuelta al lugar de trabajo. La gestión y el tratamiento de este tipo de accidentes es igual que si se hubiese producido dentro de la empresa. Para ser considerado accidente laboral hay muchos aspectos que se deben analizar, como:

  • La hora de desplazamiento.

  • El transporte utilizado.

  • La causa del desplazamiento.

  • El itinerario o ruta seguida para ir o volver del trabajo. 

Accidente en el trabajo

El accidente en el trabajo, también llamado accidente in mision, es aquel que se produce mientras se desempeñan las actividades laborales, sea o no en el lugar habitual de trabajo. Por ejemplo, si el empleado debe acudir a una reunión de trabajo fuera de la oficina. 

Si el accidente se produce durante el periodo de descanso, no se considera accidente laboral. 

Tipos de baja por accidente en coche

Si un empleado tiene un accidente con su vehículo, tendrá acceso a una indemnización y prestación por baja diferentes que en los accidentes in itinere, que si se cumplen las condiciones, serían considerados accidentes laborales. 

Como accidente de tráfico

Si una persona sufre un accidente de tráfico y no es declarada culpable del mismo, tiene derecho a una indemnización por los días que está de baja laboral. La cantidad a percibir depende de las lesiones, del tiempo de baja y de las secuelas. Además de otros aspectos, como la pérdida de calidad de vida o la necesidad de intervenciones quirúrgicas. 

Estas cantidades vienen establecidas en el Baremo de accidentes de tráfico 2022 del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Imaginemos una persona que ha tenido un accidente de tráfico ese mismo año con 35 años. Ha estado hospitalizado dos días grave y 20 días más ingresado fuera de peligro. La secuela afecta a la clavícula, con consecuencias funcionales y de dolor. En este caso, y atendiendo al Baremo de accidentes de tráfico, a esta persona le corresponde una indemnización de alrededor de 3.000 euros. 

Como accidente laboral

Si, en base a todo lo explicado hasta el momento, el accidente de tráfico es considerado, además, ‘in itinere’ pasaría a ser un accidente laboral. 

La modificación más importante es que, al ser accidente de trabajo, se cobra el 100 % de la base reguladora, en lugar del 60 %, durante los primeros 21 días de baja, y el 75 % a partir del día 21, que se estipula en una baja por enfermedad común.

Además, cuando el accidente produzca secuelas al empleado, recibirá una indemnización que se suma a la de accidente de tráfico. Si las secuelas implican incapacidad parcial, la cuantía a recibir aumenta. En este caso, la cantidad económica a recibir viene establecida por el Baremo de Lesiones Permanentes no Invalidantes. 

¿Cuánto se paga de indemnización por un accidente

La cantidad de indemnización por un accidente in itinere depende de los efectos que tenga el accidente en la calidad de vida del empleado. Es decir, cómo afectan las lesiones en la actividad personal y laboral.

Toda persona que sufra un accidente in itinere tiene derecho a recibir una indemnización de 30 euros al día desde que se produce el accidente hasta que recibe el alta. No obstante, esta cantidad aumenta en función de la gravedad de las lesiones. La ley establece una división en grados de pérdida de calidad de vida: moderada, grave y muy grave. 

Además, a la hora de establecer una indemnización, hay varios factores que se evalúan:

  • Importancia de las actividades que se ven afectadas por el accidente

  • Cantidad de actividades que se ven perjudicadas

  • Edad

Todos estos aspectos se tienen en cuenta porque una lesión puede afectar de diferente manera según la persona. 

Supongamos que un empleado ha tenido un accidente de tráfico en el trayecto hacia el trabajo. Como consecuencia, ha perdido el 80 % de movilidad de una pierna. Se trata de una lesión que afecta tanto a la vida diaria como a la profesional. 

Pero, ¿tiene las mismas consecuencias para un joven dedicado al deporte que a una persona al borde de la jubilación? Evidentemente no. La cantidad e importancia de las actividades afectadas son mayores en la persona joven que en la de mayor edad. Por tanto, la indemnización que recibiría el joven sería mayor. 

Es necesario analizar caso por caso para determinar el grado de pérdida de calidad de vida, que determinará la cuantía exacta.

Pérdida de calidad de vida moderada

La pérdida de calidad de vida moderada se produce cuando las secuelas del accidente en el empleado limitan en cierta medida la realización de actividades en la vida personal del trabajador o al ejecutar tareas profesionales. 

Esta pérdida moderada de la calidad de vida en cualquiera de los supuestos explicados se indemniza con 52 euros al día.

Pérdida de calidad de vida grave 

Para que la pérdida de calidad de vida sea considerada grave, se tienen que dar algunas de las siguientes secuelas:

  • No tener la capacidad de realizar de manera autónoma tareas y actividades de la vida cotidiana

  • No tener la capacidad de realizar actividades específicas en la vida personal

  • Sufrir incapacidad permanente para trabajar

Debido a la gravedad de la pérdida de calidad de vida, la indemnización correspondiente es de 75 euros al día.

La diferencia entre moderada y grave es difícil de establecer. De hecho, en muchas ocasiones la decisión final acaba en los tribunales, al haber varias partes implicadas defendiendo sus intereses.  

Un buen ejemplo que sí permite ver la diferencia es la hospitalización. Si se está hospitalizado, no se tiene la capacidad de realizar una actividad específica de la vida personal en su totalidad, con lo que se consideraría grave.

Pero, de no existir una prueba tan tajante, es probable que se tenga que acudir a juicio para tratar de demostrar esta supuesta incapacidad.

Pérdida de calidad de vida muy grave

Es el grado de mayor gravedad. Los empleados que sufran pérdida de calidad de vida muy grave ven afectada prácticamente toda su autonomía y todo lo que ello implica. No se valen por sí mismos y no son capaces de realizar actividades básicas de la vida diaria. Dependen de alguna persona en su día a día. 

En consecuencia, la indemnización a recibir es la más alta. Se alcanzan los 100 euros al día. 

Preguntas frecuentes

¿Cómo evitar los accidentes

Toda empresa debe tomar medidas preventivas para reducir la cantidad de accidentes in itinere

  • Reducir la movilidad en la medida de lo posible. Por ejemplo,  implantando el teletrabajo

  • Fomentar el uso de transporte público. Aunque para ello sea necesario flexibilizar el horario de entrada y de salida en función de la distancia y del tiempo que requiere el desplazamiento. 

  • Crear planes para concienciar a los empleados. 

  • Tener en cuenta posibles circunstancias personales que puedan afectar directamente al traslado.

¿Quién está obligado a tener prevención de riesgos laborales?

La prevención de riesgos laborales (PRL) es obligatoria para empresas y autónomos. Todas las empresas que tengan contratado al menos un trabajador tienen que cumplir con la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales.

¿Quién es el responsable de pagar el accidente

Son las mutuas laborales, colaboradoras con la Seguridad Social y autorizadas por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, quienes se encargan de evaluar los accidentes in itinere. Y, en consecuencia, quienes realizan el pago del dinero cuando corresponde. 

Al producirse el accidente, el empleado debe acudir a la mutua de la empresa para ser atendido y evaluado. También es posible acudir a un médico privado o a la Seguridad Social. En este caso, se deben solicitar los informes donde conste lo sucedido para, posteriormente, enviarlo a la mutua, ya que es quien gestiona la indemnización.

Exclusión de responsabilidad

El contenido facilitado a través de nuestro sitio web (incluido el de carácter jurídico) solo pretende proporcionar información general no vinculante y no constituye en modo alguno un asesoramiento legal. La información presentada no sustituye ni pretende sustituir el asesoramiento legal de, por ejemplo, un abogado que aborde tu situación específica. A este respecto, queda excluida cualquier responsabilidad o garantía por la vigencia, la exactitud y la integridad de la información proporcionada.

Acoso laboral: qué es y cómo gestionarlo desde RR.HH.

People working on whiteboard